Comprender el panorama global permite reconocer que la Política puede ser un factor de cambio

sábado, 30 de septiembre de 2017

El cuidado del prójimo y el buen gobierno

Cada persona es valiosa para Dios, cuidemos al prójimo, hablemos bien de los demás, lleva ánimo, respalda a quien está caído, escucha al que está solo.

Cada día trae su oportunidad para llevar agua fresca para quien lo necesite.

Cada día los niños necesitan que los animen, que les sonrían, que los abracen.

Cada día es una oportunidad para hacer mejor las cosas.

La solidaridad te hace fuerte, porque dejas de pensar en ti mismo. El orgullo y la vanidad son tus peores aliados, sólo quieren darle alivio a tu ego.

Cada día podemos ser más fuertes cuidando del prójimo, porque la unidad rompe con la acidez del egoísmo y prepara el camino para el diálogo.


Por estos caminos podemos ser mejores ciudadanos al tener un buen gobierno de sí mismos. Pero, a nivel institucional, esas consignas parecen utopías proclamadas por jóvenes idealistas que creen en el bien común. Claro, para muchos funcionarios la realidad tiene otras aristas, puesto que el poder político neoliberal tiene otra lógica.

Cuando un gobierno no piensa en el bienestar del total de la población, no piensa en el prójimo, sólo le interesa cuidar sus intereses económicos y partidarios. 

Cuando se gobierna para unos pocos en detrimento de los más desprotegidos se incurre en un pecado capital: la avaricia.

Cuando se engolosinan con algunos votos, piensan que encontraron la cosecha del segundo semestre que les dará frutos. 

No se preocupen, Dios los está observando. Un gobierno de ricos que gobierna solo para ricos deberá rendir cuentas ante el Altísimo. Si no cuidan al prójimo, no podrán avanzar, porque no creen que todas las personas sean valiosas...

Luchando siempre con esperanza

Mucho se ha hablado sobre el autismo, si es una enfermedad o una condición, si se cura o no, si se puede revertir esa condición. Hubo muchos casos en el mundo en donde se revirtió completamente el autismo y en otros tuvieron grandes avances en sus vidas. Con distintos métodos, tratamientos y con mucha garra en cada familia, se ha logrado revertir los diagnósticos. Claro que los tiempos son diferentes para cada caso, pero eso no debe detenernos.

Viviana Gabriele, especialista en el tema, dice que “hay de los dos casos, conozco niños que no tienen ni un rasgo de su autismo. Por ejemplo Temple Grandin tiene una vida súper plena pero sigue teniendo autismo. Raun Kaufman diagnosticado con autismo severo, no tiene ni un rasgo de su autismo. Y aquí en Argentina soy testigo de los dos tipos de casos. No quiero exponer a las familias sin su permiso pero crean que los hay. De todos modos es como dicen ustedes, más allá de si revierte o no, lo importante es poder ayudarlos a alcanzar su máximo potencial, sea el que fuere y que tengan una vida plena y feliz”

El gran desafío como padres es el de encontrar las herramientas y los tratamientos adecuados para ayudarlos en sus aprendizajes, no hay un método único. Pero cada niño tiene la capacidad para crecer y superarse, de hecho, hoy los científicos hablan de que la neuroplasticidad les permite superar todos los límites y que los diagnósticos son solo informativos.


El camino es difícil pero no imposible, requiere de mucha paciencia, comprensión, respeto, tiempo y garra. También de disfrutar y festejar cada nuevo logro.

Soy papá y mi fe es ilimitada, confío en que Dios y nosotros como padres podemos hacer el milagro. Cada caso es distinto, pero la lucha de cada familia es inmensa, valiente, heroica... A partir de ahí, todo es posible, porque el amor siempre es más fuerte que los diagnósticos...


Para entender a los niños con autismo es necesario comprender cómo se sienten ante distintos estímulos o situaciones. 




jueves, 21 de septiembre de 2017

Cuidemos la libertad de prensa

  


  Por Walter Calabrese

Deberíamos releer Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, en esa historia se narraba cómo el pueblo podía ser feliz sin alcanzar el pensamiento crítico, puesto que la lectura de libros estaba prohibida. Hoy, un "filósofo" que le escribe discursos al presidente afirma algo similar. Sin duda, quieren un tiempo de mentes blandas fácilmente manipulables por los algoritmos del Big Data y por el efectismo de frases que aparentan invitar al sentido común, como "Juntos podemos", pero que en definitiva carecen de un contenido sustentable en los hechos, puesto que las acciones que ha emprendido este gobierno en su gestión no han logrado responder a las necesidades urgentes de los trabajadores.

Cuando se censura a un escritor o a un periodista se inicia ese triste camino que bien sabemos dónde ha terminado en el pasado...Durante los anteriores gobiernos, el periodismo gozó de los beneficios de la libertad de prensa, nadie pidió que cerraran TN o La Nación. Hoy, se ahoga a algunos medios que no coinciden con el oficialismo sacándole la pauta oficial o persiguiendo a sus dueños, como ocurre con C5N y el Grupo Octubre. Prefieren un oscuro silencio, sin rispideces, sin voces que levanten la alarma de lo que sucede en distintos rincones no visibles del país. 

Estos indicios indicarían que comenzamos un rancio cambio de época, signado por el miedo a que alguien cuente la verdad sobre lo que sucede en los pasillos del poder político actual.

Un gobierno necesita censurar a la prensa cuando empieza a percibir sus propias debilidades. El temor a que la opinión pública perciba ese decaimiento en sus fuerzas es el que empuja la mano del censor…

Un gobierno débil siempre necesita de pocas voces disidentes                                                                                                                                                  


lunes, 18 de septiembre de 2017

Sobre la tolerancia como deber

La intolerancia nace de tener el corazón pequeño, también de poseer una inteligencia diluida por la vanidad, el perfeccionismo y el elitismo. En esa línea de pensamiento, quien no puede comprender a otra persona es probable que tampoco pueda comprenderse a sí mismo, pues pasa demasiado tiempo mirándose su ombligo...

Todo vivimos en el mismo bosque, ¿acaso despreciamos a un árbol porque sus hojas tienen un color distinto, o porque no tiene la altura esperada para formar parte del paisaje esperado?

El bosque, la humanidad, se nutre de la riqueza de cada uno.
Los niños con autismo también forman parte de ese bosque, y requieren de los mismos cuidados y respeto que cualquier niño.

No rechaces a ningún niño, ni por su aspecto ni por su conducta. Cada árbol da su fruto a su tiempo...

En el aula, ayúdalos para que puedan integrarse verdaderamente. Tu respeto es muy valioso para ellos.

La amabilidad nos ayuda a acercarnos al prójimo...



domingo, 17 de septiembre de 2017

El Día del profesor en la Argentina de hoy


El 17 de septiembre se conmemora el Día del profesor, se recuerda el aniversario del fallecimiento de José Manuel Estrada, escritor y docente argentino en escuelas secundarias, universidades y defensor de la libertad de cátedra.

Por sus ideas, fue destituido de sus cargos en 1884, hecho que provocó el repudio de los alumnos a las autoridades de la época. Las palabras de Estrada fueron premonitorias, casi se asemeja a una profecía de lo que sucede en estas jornadas de septiembre: “De las astillas de las cátedras destrozadas por el despotismo, haremos tribunas para enseñar la justicia y predicar la libertad".

Hoy, en días tan convulsionados por las tomas de escuelas, reformas educativas que se quieren despachar como en un supermercado y la falta de consideración de la palabra del profesor para participar de un debate que podría construir un espacio de intercambio enriquecedor para generar nuevos y mejores cambios en la educación, es deseable que respaldemos el rol del Profesor en el aula. 

viernes, 8 de septiembre de 2017

El periodismo ante el caso Maldonado


Por Walter Calabrese 

Caminar entre grietas y fanatismos ha hecho de los medios de comunicación un faro inconcluso, que por momentos ilumina claramente, y en otros, parpadea y confunde, porque vira hacia intereses particulares o sectoriales.

Muchos jóvenes periodistas, seducidos por los destellos efectistas del poder se apegan a él, muerden el anzuelo de la popularidad sin saber que los gobiernos pasan. Pero la memoria del pueblo queda con la mirada firme ante los cambios inesperados o las crueldades institucionales, y lo que antes era festejo en el carro de los triunfadores, se convierte luego en sacos vacíos por donde se caen las monedas irremediablemente.

Qué difícil es ser un periodista independiente en la Argentina, si hablás bien, sos oficialista, si hablás mal, hacés periodismo partidario. Dónde pararse cuando la famosa grieta la reproducen los medios más influyentes. Peor aún, ante el gravísimo caso de Santiago Maldonado, diarios como Clarín y La Nación, han buscado de mil maneras la forma de “suavizar” lo ocurrido para que no afecte al gobierno. Eso no es periodismo independiente, tal vez, sólo es propaganda política, pero periodismo no es.

El periodismo siempre funciona como un contrapoder que molesta, porque piensa en el lector para poder llevarle el recorte más cercano a la verdad. Tener sentido crítico es parte de esta bendita profesión, es un motor que nos impulsa a buscar en las zonas oscuras de un hecho político. No es morbo, es que en esas penumbras habitan parte de las operaciones que se tejen a espaldas de la ciudadanía. Alguien dijo que la política era el arte de mentir oportunamente, y para eso estamos los periodistas, para reconocer dónde comienza la mentira... Entonces, si ladran es porque estamos haciendo algo bien.

“Preguntar por Santiago Maldonado no te hace K, ni peronista, ni zurdo, ni hippie. Te hace humano”, esta fue una consigna que circuló está semana en las redes sociales. Hasta ahora las autoridades del gobierno no han podido entender que no se puede silenciar el dolor por la pérdida de una persona, e incluso, sorprendentemente, les cuesta comprender que queremos vivir en libertad en una democracia.

Tampoco se puede silenciar el tema en las escuelas. La política no es mala en sí misma, lo malo es prohibir hablar de política, porque eso implica censura, proscripción y, en el peor de los casos, utilizar la fuerza del Estado para castigar a quienes intenten siquiera hablar de algún tema relacionado con la política.

Cuando en las aulas se lee 1984 o Rebelión en la Granja de Orwell, se está hablando de cómo la literatura reflejó un momento de la vida política del mundo. Cuando se lee Operación Masacre, se analiza lo que pasó en nuestro país, y no para sacar réditos partidarios, sino para contar las crueldades que ha hecho el hombre en contra de los que participaban en política.
Cuando leemos Facundo, de Domingo Faustino Sarmiento, también se menciona la política que impuso un modelo de país pensado desde el concepto de civilización o barbarie. Retórica que sigue vigente hasta nuestros días, puesto que el autor repudiaba a los pueblos originarios y los encasillaba en la barbarie, igual que hoy...

Cuando el que gobierna se adjudica el trofeo de la civilización, todos los que piensen distinto serán nombrados dentro de la barbarie, como intentan hacerlo con Santiago Maldonado y con quienes piden por su vida.


La posverdad no siempre triunfa

¿Se puede disfrazar un hecho real con máscaras falaces por mucho tiempo? A veces, se instalan ideas que se posicionan en la mente de la ciudadanía, como cuando Trump decía que los mexicanos les robaban los puestos de trabajo a los norteamericanos. En esa ocasión, sirvió para atraer votos.

Aquí, en la Argentina, el duranbarbismo con Cambiemos recurrió a varias tretas similares para ganar terreno en las arenas políticas. Algunos electores siguieron creyendo ese relato que se construye luego de medir todo el tiempo, como suele decir Durán Barba. La noche del recuento de votos en las PASO se trató de instalar la idea de que habían ganado en la Provincia de Buenos Aires, cuando pusieron en marcha un operativo mediático sin precedentes.

Luego, la Ministra Patricia Bullrich, intentó construir un clima confuso para demorar y ganar tiempo ante un hecho en el que estarían involucrados personal de Gendarmería. Hoy, esa puesta en escena se diluye hora tras hora, y al correr el telón de la verdad va quedando al descubierto el mamarracho político que construyó.

Lo curioso es que este gobierno comunica mal, gestiona sin pensar en las necesidades reales de la gente y se esconde ante dificultades graves como la del caso de Maldonado. Los Focus Group no pueden ser la guía de un gobierno para tomar la decisión de qué comunicar y qué no... Todo eso va diluyendo la confianza en el gobierno, que trae luego como consecuencia distintas crisis de gobernabilidad. Estamos ante la presencia de un gobierno que se desgasta y se debilita con sus propios desaciertos. El blindaje de algunos medios ya no alcanzará para tapar el sol con las manos. El caso Maldonado puso al descubierto la falta de cintura política para resolver cuestiones de Estado y la malicia de algunos de sus funcionarios. No supieron leer que democracia es libertad...

Sin humildad la prepotencia de los poderosos, a veces, se naturaliza en los medios de comunicación para instalar "su verdad" por medio de operaciones non sanctas. Ante ellos, el pueblo observa atónito las piruetas de circo que realizan para intentar acallar voces. Lamentablemente, no han comprendido aún que elbumerán ya está en el aire, y que trae todo lo envuelto por ellos con la suciedad y mentira enviada con soberbia naturaleza.

El día que se pueda descubrir quién se llevó a Santiago Maldonado entenderemos, tal vez, cuánto nos mienten a diario las autoridades y sus medios “amigos” Esa verdad será fuerte...
Por eso, el periodismo no puede mirar para otro lado cuando empiezan a desaparecer personas.

"El poder no cambia a las personas, las muestra como realmente son"
Democracia es libertad...

miércoles, 6 de septiembre de 2017

El respeto nace en el aula

Cada escuela deberá agotar los recursos para integrar a cada niño, es un objetivo básico, no debería ser un llamado de atención cuando aparece un alumno con alguna necesidad especial. El respeto es indispensable para todos por igual para construir una convivencia cordial en el aula. Sin respeto, crece el rechazo, se alimenta el bullying, aparece ese agudo dolor en el alma de quienes deben soportar el desprecio…

Nunca deberíamos olvidar que cada niño es valioso para su familia, también para Dios. Si sos padre o madre sabes cuán valioso es tu hijo para vos. Entonces, no hagas lo que no te gustaría que le hagan a tu hijo. Respeto, tolerancia, amabilidad son valores que trascienden las clases sociales y los colegios privados. Esos valores nos diferencian de los ignorantes, de los necios y los corruptos.


El maltrato infantil puede adoptar muchos rostros, bullying, rechazo social, descalificación por el aspecto físico hasta llegar al extremo de la golpiza. Ningún niño merece semejante castigo, ninguno, ni uno...

Las madres que disfrutaban y festejaban porque habían desplazado de un aula a un niño con Asperger, pusieron a la vista de todo el mundo la propia incapacidad de comprender al prójimo, además de mostrar que carecen de valores.


La soberbia y el elitismo son un peligroso bumerán para quienes suelen usarlos a diario. No saben que muy pronto les llegará con la misma energía lo que lanzaron con desprecio... Las conductas elitistas siempre excluyen, porque nacen en la mirada de un “juez” que condena lo que ven como de menor valía. Su supuesta superioridad nace de la creencia de que el dinero y una buena posición social les acreditan millaje para volar alto. Nada tan falso ante la mirada de Dios, quien nos mira a todos con la misma esperanza de vernos bien.

El dinero y el poder no cambian a las personas, las muestran como verdaderamente son…

El respeto al prójimo comienza en cada hogar con nuestro ejemplo, cada palabra dicha con veneno se cuela en la mente de los chicos y luego la repiten en el aula. 

La diversidad es una oportunidad para compartir lo particular que tiene cada uno, porque cada quien es único e irrepetible y, a la vez, tiene algo en común: es el prójimo de todos. 

Cada niño es valioso, nuestro deber es reconocerlo con hechos cada día, en el aula y en cada lugar donde se encuentren. La tolerancia y el respeto ayudan a construir aulas amigables.